Tomada del documental de Carlos Méndoza, Las claves de la masacre

Los 14 rollos perdidos de Servando

POR FABRIZIO LEÓN DIEZ

Drenando los archivos secretos que faltan por conocerse, falta una pieza maestra que amarre la ruta para saber la verdad de Estado, sobre la masacre de Tlatelolco.

Hay que encontrar la filmación completa de 14 rollos de 400 pies cada uno, que dirigió el cineasta Servando González y entregó, días después de los trágicos hechos, a un hombre civil con formas de militar, quien le firmo un vale por recibido, lo cual comprobaría la emboscada en la que perdieron la vida 58 estudiantes, niños, mujeres, soldados y viejos.

Los únicos cuadros filmados que se conocen los consiguió el cineasta Carlos Mendoza, y están incluidas en el documental que dirigió, considerado el más completo, sobre el fatal día: Tlatelolco, las Claves de la masacre , realizado por el Canal 6 de Julio y producido por La Jornada en 2008.

El autor habla en privado

Las cintas que filmé “siguen guardadas en las cajas fuertes de Gobernación, el Ejército o las bodegas de Luis Echeverria”, me confesó en privado, en 2007, Servando González, cuando tenía 84 años, y sin saber que el que escribe era periodista. Se explayó en detalle lo que vivió ese 2 de octubre.

El director filmó durante 10 horas un documental, hasta ahora inédito, para lo cual dispuso de al menos seis cámaras colocadas de manera estratégica, para cubrir los espacios donde se iba a llevar a cabo el mitin de estudiantes y posteriormente su desalojo en la Plaza de las Tres Culturas, con indicaciones estratégicas de los militares que lo contrataron.

En el operativo autorizado por el presidente Díaz Ordaz, se le asignó a Luis Echeverria la responsabilidad de documentar las acciones y así tener un testigo irrefutable. Esta filmación muy pocos la habrán visto y nunca se dio a conocer porque comprobaría lo contrario que querían demostrar.

¿Y nunca vio lo que filmó?, le pregunté mientras compartíamos banca en el baño turco del Club Libanés. “Nunca lo vi”, me respondió. “Cuando terminó el revelado de los rollos se lo llevaron con todo y negativo”.

Días después convencí al director de Viento negro de que contara esa historia para La Jornada . Al final, esta entrevista fue realizada por la reportera Tania Molina, de la cual reproduzco un fragmento:

Los rollos inéditos del 2 de octubre

“Servando González contó cómo fue contratado para filmar la Plaza de las Tres Culturas: a Estudios Churubusco “llegó un señor, por el pelo, tipo militar. Seguramente era militar. Pero de civil, con corbata. (Insiste en que Echeverría no estuvo involucrado en la matanza de Tlatelolco: “No se movía una hoja si no lo ordenaba” Díaz Ordaz.)

-Quiero que me haga un documental para el 2 de octubre. ¿Qué cámaras lleva?

  • -Dos.
  • -Lleve seis.
  • -Eso cuesta.
  • - ¿Cuánto?
  • -Le digo mañana.
  • Al día siguiente:
  • - ¿Cuánto?
  • -Sale muy caro.
  • (“Le cobraba como 20 mil pesos”, recordó el cineasta.)

El hombre “tipo militar” sacó el dinero y le dijo “quiero que esté (en la plaza) a las dos de la tarde”.

“Junté a camarógrafos: Alex Phillips hijo, Armando Carrillo, Angel Bilbatúa... éramos ocho cámaras, cada uno con un ayudante, y el chofer”.

El 2 de octubre (cumpleaños de una hija de González) el equipo llegó a las dos de la tarde a la plaza. Las cámaras se instalaron en el Edificio Chihuahua, arriba de la iglesia, y González en el piso 19 de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

“Como a las cuatro de la tarde empezamos a filmar, hasta las dos, tres de la mañana. Unos militares nos sacaron de Tlatelolco para ir por las camionetas, pero desde ahí nadie nos acompañó. Nos venimos a los estudios. Una camioneta se encargó de llevar a los muchachos a sus casas.”

En el laboratorio de Estudios Churubusco revelaron el material. “A las cuatro, cuatro y media me fui a casa. Regresé a las siete de la mañana, ya estaba el señor ahí. Estaba saliendo el positivo”. Muy serio, dijo:

  • -Vengo por el material.
  • -Está saliendo el último rollo del positivo. Ya tenía sala de proyección.
  • -No lo vamos a ver. Así me lo llevo.
  • “Salió el último rollo de la reveladora. Montonal de latas, eran 14 rollos de 400 pies cada uno.”
  • -¿Le firmo algo? -preguntó el señor.
  • -Nomás de recibido.
  • -Quiero el negativo.
  • -Señor, se quedan en el laboratorio.
  • -Yo lo quiero.
  • Se lo dieron.
LUIS ECHEVERRÍA FUE EL RESPONSABLE DE DOCUMENTAR LAS ACCIONES PARA DEJAR UN “TESTIGO IRREFUTABLE”

González aseguró que no quiso preguntarle dónde trabajaba porque “lo ví tan seco, tan extraño”. El hombre nomás dijo: “Bueno, señor González, muchas gracias por todo. Ojalá todo haya salido bien.

  • -Todo salió bien.
  • -¿No se quedó nada aquí?
  • -No, señor.

“Y desapareció. Nunca supe de ese material. Ni he sabido quién lo tiene.”

Al preguntarle si no supo si llegó a la Secretaría de Gobernación, dijo, de pronto con mucha seguridad: “A Gobernación no llegó nada. Seguramente llegó a la Defensa, como le digo que era militar. Pero no puedo asegurarlo”.

Aquí la entrevista completa http://www.jornada.com.mx/2007/08/22/index.php?section= espectaculos&article=a08n1esp